Latidos (I)

  • origen_100x100_v_web-1571
    origen_100x100_v_web-1571
  • baras_rojas_120x50_v_web-1566
  • el-diastole-de-mi-corazon_150x120_v_web-1567
  • Estallido_50x70_v_web-1568
  • infarto_120x50_v_web-1569
  • lagrimas_de_la_ciudad_100x100_v_web-1570
    lagrimas_de_la_ciudad_100x100_v_web-1570
  • sistole_120x50_v_web-1572
    sistole_120x50_v_web-1572

That color of the heartbeats

“Latidos”, la nueva exposición de Aurelio García supone una primera aproximación a la abstracción en la obra de este joven creador nacido en Valencia en 1979. Aurelio García posee una sólida formación pictóric. avalada por diversas exposiciones realizadas en importantes centros de arte y galerías.

El lenguaje creativo de este joven artista ha estado muy ligado con la temática urbana. Uno de sus cuadros sobre paisaje urbano ha sido seleccionado para la edición de este año del prestigioso Salón de Otoño de Madrid y expuesto en La Casa de Vacas del Retiro. Con la nueva exposición que presenta en el Colegio de Abogados de Valencia, Aurelio García, abandona por vez primera, el componente figurativo y se adentra en el terreno de la abstracción.

Esta evolución es el fruto natural de su enorme cultura artística. Aurelio es de esos pintores que ha nacido con un pincel en la mano, desde pequeño ha tenido la fortuna de convivir con numerosos artistas. De todos ha asimilado algo. Su enorme curiosidad y su pasión por la pintura le han permitido canibalizar imágenes, técnicas y materiales con una enorme libertad creativa. En parte esto es lo que hace tan atractiva su obra. La curiosidad insaciable del artista se traduce en un ansia de experimentación permanente. Su evolución hacia la abstracción no ha sido fruto del capricho o del oportunismo, sino un camino natural que ya comenzaba a intuirse en sus últimos paisajes urbanos.

Los nuevos trabajos de Aurelio García están dominados por la abstracción de las formas y la irrupción de lo gestual. Son una explosión de color y de luz, de expresividad y de vida. Una obra de gran intensidad que combina colores muy vivos, dentro de una pintura abstracta próxima al expresionismo.

“Los límites entre figuración y abstracción son muy ambiguos”, me dijo una tarde Aurelio García. Creo que esa ambigüedad enriquece su obra. En la pintura de sus años previos ya se intuía una progresiva abstracción de la figura y del paisaje, con su nueva obra aflora una nueva pintura que ofrece texturas, sombras y matices que permiten comprobar el tratamiento pictórico y el oficio de Aurelio García.

La nueva exposición presenta un conjunto de obras con una pintura magmática y fluida, hasta llegar a una mancha gestual. Con un impecable refinamiento en el tratamiento del color y la imagen, el artista toca además otros límites. Diluye y abstractiza la imagen hasta llevarla al lugar exacto de cruce entre movilidad e inmovilidad, entre composición y ejercicio casual. La pintura de Aurelio García es una imagen en fuga, el efecto de un corrimiento y un recorrido, el resultado de la mirada de un pintor cualificado y sutil.

La desaparición de los fondos paisajísticos y la irrupción del vacío espacial provoca que los colores del primer plano vibren y palpiten. Todo junto se reúne en una inteligente estructura dual, fondos planos y densidad pictórica en primer término. Este difícil equilibrio es el que consigue que la obra abstracta de Aurelio García resulte tan inquietante y majestuosa. El pintor emplea el color con gran sabiduria y eficacia. El color entendido como un latido de pintura que golpea la retina del espectador. Un espectador que difícilmente podrá salir indiferente de la exposición tras recibir el impacto de estos “latidos” del color.

Alejandro Carbó

Asociación Valenciana Críticos de Arte (AVCA).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *